Patrimonio por Lorca Rotating Header Image

Hundimiento

Inician la reconstrucción del crucero de Santiago tras fijar la estabilidad del templo

La nave central libre de andamios. Al fondo, el instalado para la reconstrucción del crucero que se hundió en su totalidad. Foto: Paco Alonso/ AGM

La nave central libre de andamios. Al fondo, el instalado para la reconstrucción del crucero que se hundió en su totalidad. Foto: Paco Alonso/ AGM

La restauración de la iglesia que más daños sufrió en los seísmos de 2011, la de Santiago Apóstol, avanza al ritmo previsto, aunque desde el exterior apenas de aprecian los trabajos en marcha. Como señala el arquitecto Juan de Dios de la Hoz, que es el autor y director del proyecto, «hasta el momento se han llevado a cabo los trabajos más urgentes para asegurar el edificio e impedir que continúe desplomándose».

Hay que recordar que en este templo el daño más espectacular fue el hundimiento total del crucero, aunque otras zonas del edificio como muros, pilares, contrafuertes, arcos y bóvedas, también sufrieron importantes desperfectos. «Hemos centrado el trabajo en reparar esos daños y la protección de las cubiertas frente a los agentes meteorológicos, eliminando al mismo tiempo el sobrepeso de hormigón de una rehabilitación anterior, lo que ha permitido retirar el andamiaje de la nave central».

De la Hoz explica que «en este mes de enero han comenzado los trabajos para la ejecución en ladrillo de los cuatro arcos torales del crucero que se harán con ladrillo macizo colocado a sardinel, tomados con mortero de cal y con las mismas dimensiones que tenían antes del desplome. El andamio ya está preparado». (más…)

San Cristóbal en peligro

Así ha quedado la capilla de San Antonio, en la iglesia de San Cristóbal. Sonia M. Lario/ AGM

Así ha quedado la capilla de San Antonio, en la iglesia de San Cristóbal. Sonia M. Lario/ AGM

Mientras el párroco de San Cristóbal, Régulo Cayuela, oficiaba la Eucaristía de las diez de la mañana en la capilla del Cristo de la Sangre, en la antigua sacristía, única parte del templo parroquial que se podía utilizar tras los terremotos del año pasado, un fuerte ruido amedrentó a los fieles y el párroco tuvo que tranquilizarlos achacándolo a algún vehículo demasiado veloz.

Nada más lejos de la realidad. El ruido lo había provocado el hundimiento de la mayor parte de la techumbre de una de las capillas laterales del templo, la más cercana a la puerta que la iglesia tiene hacia la calle Portijico, la que está dedicada a San Antonio, imagen que resultó dañada en la cabeza, así como el Niño Jesús que lleva en brazos.

El párroco se enteró del hundimiento al recibir un aviso del conserje del Paso Encarnado que, desde un edificio cercano, había visto algunos escombros, porque desde la calle no se percibía el problema. (más…)