Patrimonio por Lorca Rotating Header Image

La colocación de red metálica en las rocas costará cuatro millones

Parte inferior de la ladera del Castillo en la que se colocaron mallas metálicas el año pasado con buen resultado. :: SONIA M. LARIO / AGM

Parte inferior de la ladera del Castillo en la que se colocaron mallas metálicas el año pasado con buen resultado. :: SONIA M. LARIO / AGM

Hasta nueve zonas de la ladera del Castillo necesitan intervención para frenar los posibles desprendimientos. Así lo indican un estudio pormenorizado realizado por la empresa Raymar por encargo del Ayuntamiento, en el que se establece el nivel de urgencia de cada una de esas zonas. La dos más peligrosas por su cercanía a la ciudad son las declaradas de máxima urgencia y en las que ya se han iniciado los trabajos.

De acuerdo con la valoración establecida por los técnicos, el total de la inversión necesaria supera los cuatro millones de euros. Sólo el presupuesto para las zonas uno y cuatro, que son las que en este momento ya están contratadas, asciende a 1.273.000 euros.

En un segundo lugar, pero ya no con tanta urgencia, el estudio coloca otras dos zonas, las denominadas nueve y diez, que corresponden a la ladera oeste, que mira al río, en la que se han producido, desde el 11 de mayo, cinco desprendimientos, parte de ellos sobre la carretera de circunvalación.

En este caso serán más de doscientos metros lineales los que tienen que ser tratados. En una parte, donde las rocas están muy verticales sobre la carretera, se colocará una malla de contención, similar a la que se instaló el año pasado en otro tramo de ladera y a la que ahora está previsto aplicar a las dos zonas zonas declaradas de máxima urgencia.
La otra parte, con una ladera menos pronunciada, tendrá un tratamiento de malla de contención, que es la que aprieta las rocas para que no se muevan, en la parte superior, y una valla dinámica, que contiene los trozos desprendidos, en la inferior. El sistema se complementa con una serie de barreras a media en la parte baja de la ladera que impide la caída sobre la carretera.

Además, se han señalizado otras cinco zonas que igualmente necesitan actuaciones importantes, pero no con la urgencia de las anteriores, y que están distribuidas en el perímetro exterior de la fortaleza. El decreto municipal de emergencia, con el informe técnico y el jurídico elaborados por los técnicos municipales se remite a la Delegación del Gobierno para que la financiación de estas actuaciones sea asumida por parte del Estado.

La aplicación de soluciones al macizo rocoso del Castillo tiene un plazo condicionado por la necesidad de disponer de los accesos en condiciones para la fecha en que, como anunció el ministro de Industria y Turismo se abra el Parador antes de la próxima Semana Santa.

Fuente: La Verdad