Patrimonio por Lorca Rotating Header Image

La parroquia de Cristo Rey utilizará como iglesia una nave prefabricada

La nave prefabricada que servirá de iglesia ya se está montando en el parque de La Viña. :: SONIA M. LARIO / AGM

La nave prefabricada que servirá de iglesia ya se está montando en el parque de La Viña. :: SONIA M. LARIO / AGM

Una iglesia construida con módulos prefabricados y colocada en el parque del barrio de La Viña sustituirá temporalmente al antiguo templo de Cristo Rey, que fue derribado tras los terremotos del 11 de mayo. Esta iglesia especial funcionará como sede parroquial hasta que sea reconstruido el templo.

La de Cristo Rey es la única parroquia del barrio de La Viña y, aunque sufrió daños a consecuencia de los seísmos, su derribo fue ordenado por el Ayuntamiento después de que parte de un edificio contiguo, en riesgo de colapso estructural, se desplomara sobre ella en el momento en el que los operarios iniciaban los trabajos para su demolición controlada.

Los módulos prefabricados, con los que se formarán una nave ya han comenzado a ser instalados en el parque, junto a la fuente central, Aunque ayer, por el aspecto exterior, daba la impresión de que el montaje estaba muy avanzado, las previsiones son de que los trabajos finalicen el próximo miércoles.

El objetivo del párroco de Cristo Rey, Juan José Sánchez, es recuperar la actividad de la parroquia con esta iglesia modular el próximo fin de semana, aunque el parque de La Viña acoge hoy domingo, a las once horas, una misa de campaña a petición de los vecinos de la barriada, ante la imposibilidad de haber celebrado el pasado domingo la festividad del Corpus. Este será el primer oficio religioso del barrio tras los seísmos. Al finalizar, habrá una actuación de la compañía de teatro ‘Cojodenudo’.

Según lo previsto inicialmente, las instalaciones provisionales del templo se mantendrán unos dos años, en los que bautizos, bodas, comuniones y funerales del barrio, junto a las eucaristías habituales se celebren en este escenario.
Los daños en el patrimonio religioso de la ciudad, incluidos los de la parroquia de Cristo Rey, la única totalmente desaparecida, superan los 15 millones de euros. Entre los templos más dañadas, se encuentra el de Santiago, del siglo XVIII, que ha quedado reducido a ruinas al desplomarse la techumbre del crucero. También presentan daños muy importantes las iglesias de Santo Domingo y San Francisco, sedes religiosas de las dos principales cofradías de la Semana Santa de la ciudad y el santuario patronal de la Virgen de las Huertas.

El convento de Santa Ana y Santa María Magdalena; San Mateo, sede de la Vicaría Episcopal; San Diego; San José y El Carmen son otras iglesias lorquinas cerradas totalmente al culto desde el día de los terremotos.

Fuente: La Verdad