Patrimonio por Lorca Rotating Header Image

Otro desprendimiento de rocas de la ladera obliga a cerrar los accesos al Castillo

Algunas de las rocas que se han desprendido desde la parte alta de la ladera y han caído a la carretera. :: PACO ALONSO / AGM

Algunas de las rocas que se han desprendido desde la parte alta de la ladera y han caído a la carretera. :: PACO ALONSO / AGM

La tierra en la zona alta de la ciudad no termina de encontrar la tranquilidad. A las rocas que se desprendieron el pasado 11 de mayo, como consecuencia de los terremotos, se suman ahora las que se han desprendido en las últimas horas de la zona montañosa más próxima a la rotonda en la que confluyen los carriles de subida y bajada de la alcazaba.

Son piedras de grandes dimensiones que han puesto en alerta a los barrios altos por la cercanía de las viviendas. Para evitar accidentes, la Policía Local ha acordonado toda el área afectada, de modo que el acceso a la fortaleza está restringido y continuará así como medida de seguridad.

Se da la ciscunstancia de que las piedras han caído del extremo de la ladera en la que no se habían realizado las labores de contención de la malla metálica. «Menos mal que se acometió esa obra. Ahora se hace necesario continuar fijando medidas de contención en el resto de la ladera. Estamos negociando con la Administración central para poder actuar ante la inestabilidad de la ladera. No hay que olvidar que ya tuvimos problemas serios las horas posteriores a los terremotos por los desprendimientos que se produjeron y que obligaron a cerrar temporalmente la carretera de La Paroquia», concluyó el primer edil.

Fuente: La Verdad