Patrimonio por Lorca Rotating Header Image

San Cristóbal, en la recta final.

Los trabajos se centran en la torre, en la que se están reparando los arcos de las ventanas. :: P. ALONSO / AGM

Los trabajos se centran en la torre, en la que se están reparando los arcos de las ventanas. :: P. ALONSO / AGM

Las obras de rehabilitación de la iglesia de San Cristóbal, sede religiosa de la Archicofradía del Santísimo Cristo de la Sangre, Paso Encarnado, están en la recta final. Se ha ejecutado el 80 por ciento de los trabajos, por lo que se prevé que el próximo junio estén concluidas. Las actuaciones se centran en estos momentos en la torre campanario y la reconstrucción del contrafuerte de la capilla de San Antonio que se derrumbó tras las inundaciones de septiembre pasado. En el interior del templo solo queda el repintado de toda la nave y la restauración del retablo Mayor.

El monumento está cerrado desde los terremotos de mayo de 2011 con un pequeño ‘lapsus’ en el tiempo que permitió su apertura durante los días claves de la Semana Santa para propiciar la salida procesional de las imágenes titulares del Paso Encarnado. Las obras las está llevando a cabo la Consellería de Cultura de la Generalitat Valenciana a través de fundación ‘La luz de las imágenes’, cono un presupuesto de 360.000 euros.

Los daños, según el director de la ejecución material de la obra, Santiago Tormo, eran graves. «El principal problema eran las grietas. Estaban fracturadas las bóvedas de las capillas, los arcos, la torre campanario… No presentaba peligro de colapso, pero había que actuar de inmediato, con urgencia, para evitar que el deterioro fuese a más».

Uno de los principales problemas fue el estado que presentaban los muros. «Tras estudiar la composición y su resistencia se vió que había que reforzarlos». Se ha hecho con fibra de carbono y con morteros de cal que se han inyectado cada pocos centímetros. «Se han utilizado procedimientos tradicionales que se han compatibilizado con la fibra de carbono, que es tecnología pura», explicó.

Con materiales más ligeros se ha descargado el monumento de peso. Hasta media tonelada por metro cúbico. Las actuaciones en la iglesia de San Cristóbal también han sacado a la luz detalles como que la factura de las fachadas que dan al atrio es mucho mayor que las del patio. «Se puso mucho más énfasis en los materiales utilizados en la fachada principal. Eso nos ha llevado a tener que reforzar muros, contrafuertes y tejados interiores».

Ahora se trabaja en la construcción del contrafuerte de la capilla de San Antonio. El templo cuenta con 14 bóvedas de sendas capillas, la principal, la del coro y una cúpula. Todas han tenido que ser saneadas, ya que los muros interiores estaban desgranados y se ha tenido que inyectar morteros en ellos. La entrada a estas zonas era por una pequeña ventana, por lo que se ha creado una puerta de acceso para futuras actuaciones.

La torre campanario está protegida por un complejo andamiaje que permite a los técnicos trabajar en ella. Se están zunchando las cuatro paredes tras el oscilamiento que sufrió por los terremotos y que llevó a que se abrieran sus paredes y se fracturaran sus arcos y ventanas. Las campanas han sido descolgadas y también están siendo reparadas.

En el interior solo queda el repintado de todo el templo y la recuperación del retablo mayor. Aunque la Fundación ‘La luz de las imágenes’ tiene por costumbre realizar una amplia exposición al término de la recuperación de los monumentos que ponen en valor, hasta el momento se desconoce si en San Cristóbal se hará lo propio. «Todo el proceso en sí de la rehabilitación ha sido impresionante. Se han tomado imágenes que en un futuro se pretenden dar a conocer, pero todavía no sabémos si se hará a modo de una gran exposición. Es quizás demasiado prematuro», argumentó el presidente del Paso Encarnado, Fulgencio Soler.

El arquitecto director, Carles Boigues, se mostró satisfecho con el ritmo de las obras. «No ha habido contratiempos a pesar de que los temblores han continuado», dijo.

 

Fuente: La Verdad de Murcia