Patrimonio por Lorca Rotating Header Image

Cincuenta mil personas visitaron el museo del Paso Blanco el pasado año

Presidente del Paso Blanco, Juan Andrés Ibáñez. juan caballero

Presidente del Paso Blanco, Juan Andrés Ibáñez. juan caballero

El Museo de Bordados del Paso Blanco (Mubbla) de Lorca ha recibido la visita de unas 50.000 personas en el primer año de su reapertura tras los terremotos que devastaron la ciudad en 2011 y que obligaron a su clausura por daños y posterior restauración. El presidente del Paso Blanco, Juan Andrés Ibáñez, resaltó ayer que el Mubbla no ha alcanzado la cifra de visitantes previa a los seísmos, pero ha considerado que la estadística de 2012 es un indicio de la “normalización” de su actividad y de la de la propia cofradía.

Según explicó, en estos datos se incluyen las visitas recibidas en el museo durante la Semana Santa, el período de mayor afluencia de público, y durante el resto del año, en el que el Mubbla ha permanecido abierto de lunes a domingo. Ubicado junto a la capilla del Rosario, en las dependencias de una antigua iglesia de la orden dominica, el Mubbla sufrió daños de consideración el 11 de mayo de 2011 a consecuencia de los temblores de tierra que sacudieron la ciudad. Al día siguiente de los seísmos se instaló en su interior un complejo sistema de andamios para evitar el colapso de la estructura y durante ocho meses se trabajó en la recuperación del museo, que fue reinaugurado el 29 de diciembre de 2011.

Los trabajos precisaron una inversión de casi millón de euros, financiada por los propios cofrades y se consiguió mejorar la capacidad de resistencia del edificio, que sufrió daños de menor importancia que la capilla del Rosario, sede religiosa del Paso Blanco, que aún permanece clausurada y en obras.

Junto a la actividad museística, y ante el cierre de la capilla, el Mubbla también ha acogido este año actos religiosos y protocolarios, como la celebración de una veintena de bodas y una docena de bautizos o la lectura del pregón de las fiestas de San Clemente el pasado noviembre. El Mubbla exhibe una selección de obras de cada una de las cinco civilizaciones que el Paso Blanco recrea en los desfiles bíblico-pasionales y algunas de las piezas bordadas a mano de la cofradía que han sido declaradas bien de interés cultural por el Gobierno de Murcia.

Durante el pasado año 2012, el museo del Paso Blanco ingresó como miembro de pleno derecho en el Comité Internacional de los Museos (Icom) de la Unesco, lo que le convierte en el primer museo privado de la Región de Murcia en sumarse a este club, del que también forman parte el Ramón Gaya y el de Bellas Artes de Murcia.

Restauración. Arreglar la capilla del Rosario, la prioridad

El Paso Blanco trabaja en la restauración de la cúpula de la capilla del Rosario, la sede religiosa de la cofradía, con el objetivo de que esté “consolidada y estabilizada” antes de la próxima Semana Santa tras los daños que le causaron los terremotos del año 2011. La cúpula de la iglesia del siglo XVIII se partió y rotó sobre su eje a consecuencia de los temblores de tierra, que obligaron a clausurar el templo y a la ejecución de obras de emergencia y de posterior restauración. El presidente del Paso Blanco, Juan Andrés Ibáñez, destacó ayer que el primer objetivo de la cofradía para 2013 es que la cúpula de la capilla del Rosario “sea de nuevo autoportante y estable”. Así, afirmó que ya han sido reparados los daños causados en el cimborrio, el crucero y el transepto para que la iglesia pueda ser utilizada en Semana Santa.