Patrimonio por Lorca Rotating Header Image

julio, 2015

El Consistorio pedirá una prórroga para terminar las obras de los terremotos

El Ayuntamiento prepara la petición de una prórroga que le permita ampliar los plazos de la finalización de las obras con cargo al préstamo del Banco Europeo de Inversiones, BEI, ya que de lo contrario podrían perderse las cantidades de las rehabilitaciones que no estuviesen concluidas antes del 31 de diciembre de 2016. El alcalde, Francisco Jódar, a preguntas de ‘La Verdad’ señaló que se está preparando el documento y que «estoy seguro que se nos va a conceder esa ampliación para posibilitar la conclusión de todas las obras en marcha».

Esa primera prórroga tendría, según explicó, una año de duración, lo que permitiría «no ir con agobios». Insistió en que «la primera que se pide es fácil conseguirla». Esos doce meses más posibilitarán que se concluyan todas las obras que están iniciadas en estos momentos dentro del ‘Plan director’ de recuperación del patrimonio tras los terremotos de mayo de 2011. Entre las actuaciones que podrían tener problemas para ajustarse a los plazos iniciales están la rehabilitación de la Colegiata de San Patricio, de la que se ha acometido un tercio de las actuaciones; o el santuario patronal de la Virgen de las Huertas, cuyas obras comenzarán el próximo septiembre. (más…)

Los daños en los cimientos obligan a ampliar las obras en la Cámara Agraria

El edificio de la Cámara Agraria, el único modernista de la ciudad, será sometido a una segunda fase de obras de restauración, ya que la primera actuación no ha permitido la recuperación del inmueble en su totalidad. A pesar de ello, se espera que en las próximas semanas se retiren los andamios y mallas que cubren la fachada del inmueble desde hace años, después de que hayan concluido los trabajos en esa zona y las cubiertas.

La concejal de Patrimonio, Sandra Martínez, explicó, en declaraciones a ‘La Verdad’, que una vez iniciadas las obras los técnicos detectaron que el inmueble presentaba un deterioro muy acusado. «Había problemas de cimentación y los forjados estaban peor de lo que se esperaba. A ello, se sumaba la fachada, cubierta por mallas para evitar la caída de fragmentos desde hace años. Y la cubierta también sufría un grave deterioro por lo que el agua entraba en el interior del monumento». (más…)